Mirar atrás

“¡Date vuelta! ¡quiero verte!”

Aquella voz extraña y firme la llamaba. Ella seguía ahí, sentada, mirando hacia adelante. Hacia tiempo que sus alas se habían oxidado, de tan quietas que estuvieron por años. Si no le servían las alas, no podría volar lejos, hacia otro lugar. Pero, al menos, podría aprender a CAMINAR. Con tal de alejarse de quien la llamaba.

“¡Date vuelta! ¡No te veo! ¡Tu espalda no me interesa!”

Por instinto, ella echó una miradita. SOLO su cabeza movió, hacia un COSTADO. Conocía a esa persona. Hacía tiempo la había dejado. ¿Por qué no la dejaba en paz?

“¡Eso es! ¡Ya casi! ¡Quiero verte completa!”

No se movió. siguió mirándolo por un rato, pero luego volvió la cabeza a su posición original. Para ella, solo hay que echarle una pequeña miradita al pasado y, si vale la pena, regresar a él y, si no, usarlo como lección y seguir mirando hacia al frente.

Anuncios

Acerca de Marisol F.R.

Artes visuales, dibujo, pintura, ilustración, videos y mucho más
Esta entrada fue publicada en Microcuentos. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s