Camino de otros días

A partir de la fecha, estaré publicando los capítulos de la novela “Camino de otros días”, acompañado de ilustraciones que recreen los textos. Esto es debido a que, este año, el blog Ilustracuentos cumple 5 años de vida. ¡Es increíble lo mucho que duró! Por eso, y a modo de celebración, publicaré los capítulos de la novela de forma periódica. Espero puedan leerlo, dejar sus comentarios y compartirlo con sus amigos. Desde ya gracias a todos por el apoyo y por leer mis escritos 🙂

 

Caminos de otros días

camino-de-otros-dias-portada-editada-2

El pasado quedó atrás.

El futuro aún es incierto.

Solo nos queda construir nuestro presente

Con la cabeza en alto…

Cruce de senderos

Shael presenció a un hermoso energético de cabellos blancos, que se iba desvaneciendo lentamente. Sabía quién era: Lucel, el eterno rival de Mijail cuyo enfrentamiento se inició hacia miles de millones de años atrás. Y pensar que solo había regresado al mundo donde originó su alma para entregarle algo en especial.

  • Si no te proyectabas, podrías haber vivido mil años más- le dijo Shael.
  • He vivido lo suficiente- le respondió Lucel- quisiera experimentar otras formas de vivir. Toma esto. Antiguamente era un ser energético negativo que encarnó como un ser material.
  • ¿Y por qué me lo entregas?
  • Porque sé que, contigo, estará en buenas manos.

Shael aceptó el extraño regalo de Lucel. Era la primera vez, en sus mil años de vida, que alguien le regalaba algo.

Lucel desapareció. Shael, entonces, recordó la vez en que vio desaparecer a Uryan. Mucho tiempo sufrió por su ausencia, pero pudo superarlo. Además, le dejó una gran cantidad de información en su nave sobre aquellos acontecimientos que ocurrieron hacia millones de años, tanto en mundos compuestos de energía cósmica como en mundos compuestos por materia sólida y consistente.

camino-de-otros-dias-intro2color

Shael, con aquel “contenedor” que poseía el alma que le entregó Lucel, fue directo a su nave y empezó a buscar algún buen lugar donde podría residir esa alma. Algo le decía que le vendría bien un mundo material, dado que tenía el aspecto de que aún no había madurado lo suficiente para residir en un mundo energético. Los energéticos eran pocos, debido a que se requería de mucho esfuerzo para que solo uno de ellos “naciera”. Además, de acuerdo a la experiencia que adquirió a lo largo de la vida, su alma residía en tal o cual mundo material. Aún no comprendía bien cómo era el tema, por lo tanto seguiría investigando hasta sacar nuevas hipótesis sobre los renacimientos y el origen de ciertos individuos, así como todo el proceso que debían pasar antes de establecer su punto de partida, tanto en un mundo energético como en un mundo material.

Al final, encontró el mundo ideal para aquella alma. Era un mundo material, donde recién se estaban estableciendo las primeras sociedades sedentarias. Pero había una, en especial, liderada por dos individuos a quienes conocía bien. Eran Mefiseles y Meymi. Los había enfrentado en el pasado y, tiempo después, ellos fueron desterrados a ese mundo material. Comprobó que los nativos los tildaron de “dioses” y les ofrecían extraños regalos.

  • Ellos se merecen un hijo- pensó Shael, observando el contenedor- así que me proyectaré con mi nave y me manifestaré ante ellos.

Shael activó su nave y se presentó ante Mefiseles y Meymi. Ellos, al verla, la reconocieron y casi se murieron del susto. Shael les mostró el contenedor que tenía en sus manos y les dijo:

  • Por favor, acéptenlo como a un hijo. En su vida de energético negativo se llamaba “Balzú”.

La pareja de “dioses” se miraron. Luego, Meymi observó fijamente a Shael y le dijo:

  • ¿Acaso Balzú, al fin, logró apoderarse del poder de Solestelar?
  • Balzú no resistió ese poder- explicó Shael- un poco de energía hace bien, pero el exceso es perjudicial.

Tanto Mefiseles como Meymi dieron un suspiro de resignación. Al final, aceptaron el alma de Balzú. Shael, entonces, empezó a explicarles cómo debían proceder para que Balzú renaciera otra vez.

Cuando Shael regresó a su mundo, empezó a recordar el pasado y, poco a poco, leyó toda la información que tenía de Solestelar y sus amigos, tanto de sus vivencias de energéticos puros como sus vivencias de seres materiales.

 

Anuncios

Acerca de Marisol F.R.

Artes visuales, dibujo, pintura, ilustración, videos y mucho más
Esta entrada fue publicada en novela y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s