Camino de otros días – Capítulo 2: día y noche (parte 1)

Prólogo: cruce de senderos

Capítulo 1 parte 1

Capítulo 1 parte 2

Camino de otros dias cap 2 part 1 color

Sale el sol, sale el sol, por al lado de mi casa. Voy a ver, voy a ver, la cigüeña solitaria

Lucero estaba escuchando a los niños cantar, guiados por la profesora de música de primer ciclo. Era viernes y, aunque la joven docente tuvo mucho trabajo, sintió que el lugar era agradable y, hasta el momento, todos fueron amables con ella.

Sonó el timbre de salida. Todos los niños gritaron de la alegría, tomaron sus cosas y fueron directo hacia el portón, donde les esperaban sus padres.

Lucero se quedó a cuidar a los niños cuyos padres aún no aparecieron. Manuel era uno de ellos. Durante esa semana, se dio cuenta de que a él siempre tardaban en buscarle. Era el último que se quedaba esperando. También observó que, durante los recreos, no jugaba con nadie. Simplemente, se sentaba en un rincón a tomar su merienda.

Cuando quedó completamente solo, Lucero se acercó a él y le preguntó qué tal le había ido en la semana.

  • Bien- dijo Manuel, con una expresión de tristeza- pudo ser peor.
  • ¿Tu mamá trabaja mucho, por eso tarda en buscarte?
  • Ella no es mi mamá. Es mi tía.
  • Ah, ya veo. Disculpa.

“¿Por qué me estoy disculpando?” pensó Lucero, queriendo darse un golpe en la cabeza. Le habían dicho que no intentara ser amiga de los chicos, que ellos deberían resolver sus problemas solos. Solo debía intervenir si la situación se les iba de las manos. Aún así, y aunque solo lo conoció hacia cinco días, sintió un gran cariño por Manuel. Tenía ganas de consolarlo, protegerlo, amarlo como a un hijo. Pero no podía. No debía favorecer a ningún chico. Desde que finalizó sus estudios, se prometió a sí misma que no fomentaría el favoritismo, trataría a todos por igual.

  • Mamá está de viaje- dijo Manuel, luego de un minuto de silencio- toca la guitarra y casi siempre viaja a tocar en otro país. Por eso me cuida tía. Siempre está con un hombre diferente. Mi mamá le dijo una vez “zorra”, pero no se parece a una zorra. Más bien, se parece a una jirafa. ¿Viste el cuello largo que tiene?

Lucero no evitó soltar una risa por el último comentario de Manuel. Sin embargo, también sintió pena por él. Casi no veía a su mamá y estaba segura de que la extrañaba.

  • ¿Y qué hay de tu papá?- le preguntó Lucero.
  • ¡Yo no tengo papá!- gritó Manuel, tan alto, que espantó a unos gorriones que estaban cerca.

En ese momento, apareció la tía de Manuel. Había cambiado su color de cabello a pelirrojo, tenía puesto un discreto traje de ejecutiva, solo que contrastaba con los tacos altos color rojo intenso que lucía en sus pequeños pies.

  • ¡Buenas!- le saludó la extravagante mujer a Lucero- ¡Gracias por cuidar de Manu! ¡Es un niño muy travieso! ¡Espero que no le haya causado problemas!
  • Para nada- le dijo Lucero, intentado mostrar una sonrisa amable- solo hacía mi trabajo. Además, no es bueno que un niño esté solo mucho tiempo.
  • Sí, lo sé. Es que tengo la agenda tan apretada…pero bueno, hay que adaptarse. ¿No?
  • Sí. Hay que adaptarse. La semana que viene, el lunes, habrá reunión de padres.
  • ¡Qué suerte! Mi cuñada estará para el lunes. Así sabrá cómo le va a este pequeño- dijo la tía, sacudiendo los cabellos del niño- bueno, me tengo que ir. Un gusto hablar contigo. ¡Nos vemos!

Dado que no tenía más niños que cuidar, Lucero fue a una cafetería que estaba cerca de la escuela y, ahí, revisó los trabajos de los alumnos. En realidad solo les había pedido que dibujaran lo que vivieron en las vacaciones y copiaran la letra A hasta completar una página. Algunos se dibujaron en la playa; otros tomando helado; otros viendo tele o jugando. Entonces, vio el trabajo de Manuel, que era muy diferente del resto.

En realidad, era el dibujo de dos ángeles. Uno tenía el cabello azul y otro tenía el cabello verde. Dedujo que eran ángeles porque ambos tenían alas y la aureola encima de sus cabezas.

El corazón de Lucero empezó a latir con mucha intensidad. Por alguna razón, sintió que ya había visto un dibujo parecido al de Manuel antes, pero no podía precisar dónde. Era como un recuerdo de su infancia o, incluso, un recuerdo que venía desde antes de su nacimiento. Intentó forzar su mente, destapar recuerdos dormidos… pero todo eso fue interrumpido cuando apareció el mesero y le anunció que ya le traía el pedido. Lucero recibió el sándwich de milanesa y el capuchino que había pedido, olvidó por un instante el extraño dibujo de Manuel y disfrutó de su mezcla de almuerzo con merienda.

Anuncios

Acerca de Marisol F.R.

Artes visuales, dibujo, pintura, ilustración, videos y mucho más
Esta entrada fue publicada en Camino de otros días, novela. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s